Serrvicios Portafolio Clientes Nosotros
Portafolio > Fotografia > Eventos y Deportes

El desafio a lo Vásquez

en bicicleta, Ida y Vuelta

 

Cada año, por una sola vez, se cierra por una tarde-noche la principal carretera de Chile, se trata de la ruta 68 que une la capital Santiago con las principales ciudades costeras del valle central: Valparaíso y Viña del Mar, en esta jornada se prohibe la circulación de cualquier tipo de vehiculo motorizado, el motivo es la peregrinación religiosa de cientos de miles de fieles al santuario de Lo Vásquez, 80 kilometros distantes de la capital.

 

Este día es también la oportunidad para miles de ciclistas de estas ciudades y pueblos de la zona de tomarse la ruta y emprender un largo viaje al popular templo, no sin antes remontar tortuosas cuestas o deslizarse velozmente por las increibles bajadas de la ruta, este día se ha formado en un ritual para muchos pedaleros y en mi caso será la primera vez que lo enfrente.


Cae la tarde en el sector pajaritos, ya son las 8:30 pm,
los ciclistas pasan y pasan junto a caminantes.
En todo este tramo acecha un fuerte viento en contra,
que te da directamente en el pecho.

 

cliclistas pasan por la ruta 68, pajaritos


Un lindo atardecer en la ciudad de Santiago, caen las últimas luces de la jornada.

 

las ultimas luces del día


El avance se hace muy lento, la zona del primer peaje es el
lugar de descanso y reunión de muchos ciclistas, ya son las 9:30 pm.

 

ciclistas en el sector del peaje de lo Aguirre


Tenemos que seguir pedalenado con pendiente y viento hasta la boca del túnel lo prado,

que es un refugio, ya adentro aprovecho de parar y me abrigo un poco,

cuando estoy en eso se corta la luz y todos gritan chillonamente,

pasa un rato y luego vuelve.

 

ciclistas en el tunel lo prado

Se termina el túnel y te da el frio de lleno, comienza

el alucinante descenso hacia el valle de curacaví,

cuesta lo prado que siempre habia soñado con bajarla,

nunca imaginé que lo haría de noche, siguiendo las luces rojas que me preceden,

no puedo ver mucho el camino, hay algunos ciclistas que

me pasan raudamente por los costados, se siente la velocidad,

el camino es impecable, una gozada, llegas al valle de Curacaví, pasas por el pueblo

y continúas por unos 30 kilometros hasta el túnel Zapata con su exigente pendiente

al cruzarlo aparece el valle de Casablanca.


Llego al km 73 donde ya hay una nueva subida,

me detengo a sacar unas fotografías, el camino esta lleno de energía,

observo que hay ciclistas que ya vienen devuelta también. El cielo esta cubierto.

 

km 75 ruta 68 cicletada a lo vasques



Luego de subir la cuesta, me detengo nuevamente a descansar

y tomar nuevas fotos en el km 75, ya son las 2 de la mañana.

 

km 75 ruta 68 cicletada a lo vasques km 75 ruta 68 cicletada a lo vasquez


Puedo ver la torre de la iglesia al fondo

y tengo ahora una bajada a favor.

 

km 75 ruta 68


Luego de pasar por un laberinto de recovecos y locales de la feria que se instala en el camino.
a las 3 de la mañana logro llegar al templo, ya puedo hacer mis plegarias.

templo de lo vasquez


Ahora comienza el agotador regreso, remontar el cerro y bajar la peligrosa pendiente a Casablanca,

Ya en el plano, a lo lejos como un faro, con las pocas energías que te quedan, te diriges hacia la luz.

 

km 75 ruta 68


Vez pocos ciclistas en la pista de regreso, debes seguir esforzandote para llegar al peaje de casablanca,

que es un verdadero campamento de gente, un lugar de descanso masivo y necesario.
Encuentro una zona donde recostarme y estirar las cansadas piernas, me quedaré un buen rato,

ya son las 4:45 am y no para de llegar gente. De vez en cuando suena una alarma que
interrumpe el descanso, paciencia.

 

 

ruta 68 peaje casablanca ruta 68 peaje casablanca ruta 68 peaje casablanca


Comienza a aclarar la noche, hace frío y es hora de retomar el regreso,

hay que abandonar el campamento y comenzar la lenta escalada hacia el túnel zapata.

 

km 75 ruta 68 km 75 ruta 68


Entras al túnel Zapata casi de noche, pedaleas y te das cuenta que al llegar al otro lado

esta amaneciendo en el valle de Curacaví, una vista fantástica.

 

saliendo de amanecer del túnel zapata amanece en la ruta 68


Junto a un grupo de ciclistas comenzamos un ráudo descenso a toda velocidad

sin frenos, es como un gran tobogan que te da la bienvenida, es genial.
Decido parar un momento y es cuando comienza a aparecer el sol en la ruta, son las 6:20 am.

 

saliendo de amanecer del túnel zapata amanece en la ruta 68


Miras hacia atrás y te das cuenta que en los cerros aparecen cubiertos por nubes del tipo tsunami,

son las que cubrían todo el valle de casablanca y seguramente la costa, muchos ni se dan cuenta
en su afán por descender la cuesta.


saliendo de amanecer del túnel zapata


Cruzas todo el valle de Curacaví, la temperatura es grata, paro en algún lugar a desayunar
y tener energías para afrontar el gran y último desafio, la descomunal cuesta lo Prado .

 

saliendo de amanecer del túnel zapata


Ya has pedaleado más de 120 kilómetros, estas cansado, la temperatura
comienza a aumentar, te da el sol de lleno, son las 8 de la mañana, debes luchar contra la bestia,
Te cuestionas por que traes tanto peso, tanta cosa innecesaria, parezco una especie de camión
subiendo la cuesta, pero hay que seguir, paso a paso, pedal a pedal.

 

saliendo de amanecer del túnel zapata

Paras cuando sea necesario, vas a tu ritmo; te tomas unos momentos y luego sigues,
hasta entrar al túnel y recorrer sus 2,8 kilómetros, junto con los primeros vehículos que retoman la carretera, ya del otro lado estas en el valle de Santiago,
Has vuelto, has conseguido ir y regresar, son como 160 Kilometros, estas apaleado pero feliz.

Arriba